Servicios

COLCHONES DE LATEX TALALAY

COLCHONES DE LATEX TALALAY

Los colchones de látex se vendieron mucho en la década de los 90 pero la irrupción de nuevos materiales como las espumas viscoelásticas y el descontento del público hacia el látex pararon su fama y sus ventas. El descontento no está justificado.

Suele pasar que cuando algo se pone de moda se empieza a adulterar y se vendieron muchos colchones que de látex no tenían nada; eran 100% sintéticos. Sea como fuere el látex es un buen producto y hoy hablaremos del mejor látex a nivel mundial; el fabricado mediante el sistema Talalay.

El látex es la espumación obtenida mediante la savia del árbol del caucho, el Hevea Brasiliensis, pero cuando entramos en los procesos de fabricación del látex con el sistema Talalay nos encontramos que ese sistema ofrece colchones de látex más adaptables, más saludables más transpirables, más higiénicos, más naturales y más duraderos. Dunlopillo y Dimaflex son dos de las marcas españolas que lo utilizan.

Todas estas ventajas se deben a que en el proceso de fabricación se abre la célula cuando se enfría la masa a – 28 grados, se le inyecta CO2 y se vulcaniza a 115 grados. Esto proporciona al núcleo mas elasticidad, misma densidad en todo el colchón y mayor aireación ya que, al romperse las paredes de las células el poro es más abierto y como consecuencia la transpiración es mucho mayor que en cualquier otra espumación, incluyendo el látex estándar.

Si hablamos de látex Talalay casi todo son ventajas aunque, como cualquier producto también tiene sus inconvenientes:

Ventajas del látex Talalay:

  • Muy buena adaptabilidad y transpiración.
  • Perfecto para camas articuladas.
  • Permite moverse fácilmente sin que te atrape el colchón.
  • Excelente envejecimiento.
  • Con una altura de solo +/- 20 cm tenemos un colchón de mucha calidad.

Inconvenientes del látex Talalay:

  • Al ser látex natural puede que haya personas alérgicas al mismo.
  • Aunque se puede utilizar en una base tapizada ( algo que nunca aconsejaríamos ) es mucho mejor su utilización en somieres   de láminas flexibles.
  • Es muy pesado y cuesta moverlo por lo que existe cierto riesgo de que se produzcan desgarros.
  • Al ser el mejor látex a nivel mundial, lógicamente es más caro que uno sintético.

Para nosotros es sin duda uno de los colchones en los que descansaríamos. Si las necesidades de los clientes encajan con el producto, este es uno de los aconsejamos porque proporciona buenas noches de descanso y tiene a su vez una calidad y durabilidad excelentes.

No está de moda pero la calidad siempre permanece y los clientes que lo saben eligen látex Talalay.

0 Comentario